fbpx
 

#Encuentroconlocales​

Share
LoadingFavorite

Encuentro con locales

Caminomorisco

Experiencia

Conocer Las Hurdes como muy pocos logran conocerlas, desde dentro, desde el conocimiento de las formas de vida de los propios hurdanos. Seranos eran reuniones, veladas en la tarde-noche, seguramente, serenas y apacibles, que se hacían en las primeras horas de las noches (cualquier estación es buena para hacer un serano, siempre en buena compañía), en la casa de un vecino o en la puerta de este. Se hacía al calor de una chimenea, una hoguera (si hacía frío) o al sereno en primavera y verano. En ellos se repasaba la actualidad del pueblo, se contaban cuentos e historias, se hablaba de las vivencias y experiencias de aquellos que habían pasado algún tiempo fuera del pueblo, se hacían juegos, representaciones más o menos teatrales. Quedando también algo de tiempo para hacer trabajos como coser y bordar, o preparar los aperos para las actividades del campo del día siguiente. Los días que se considerase oportuno, sobre todo los domingos, se amenizaba y bailaba al son de la gaita y el tamboril, acompañados por canciones populares de la tradición oral hurdana. Acompañados de la polienta o pitarra y algún producto de temporada para pasar mejor el trago. Cuenta la tradición que en estos “seranos” solo podían participar gentes del lugar. En nuestro serano, un grupo de gentes del lugar contará noticias, historias, mitos, leyendas de ayer y de hoy, las formas de vida cotidiana, ¿y cómo no? También nos contarán su opinión sobre la película de Buñuel.

Número de participantes

65

Solicita tu experiencia

606 416 672

Descubre lo que dicen los viajeros

#Encuentroconlocales​​
 

#Encuentroconlocales​​

Share
LoadingFavorite

Encuentro con locales

Caminomorisco

Experiencia

Conocer Las Hurdes como muy pocos logran conocerlas, desde dentro, desde el conocimiento de las formas de vida de los propios hurdanos. Seranos eran reuniones, veladas en la tarde-noche, seguramente, serenas y apacibles, que se hacían en las primeras horas de las noches (cualquier estación es buena para hacer un serano, siempre en buena compañía), en la casa de un vecino o en la puerta de este. Se hacía al calor de una chimenea, una hoguera (si hacía frío) o al sereno en primavera y verano. En ellos se repasaba la actualidad del pueblo, se contaban cuentos e historias, se hablaba de las vivencias y experiencias de aquellos que habían pasado algún tiempo fuera del pueblo, se hacían juegos, representaciones más o menos teatrales. Quedando también algo de tiempo para hacer trabajos como coser y bordar, o preparar los aperos para las actividades del campo del día siguiente. Los días que se considerase oportuno, sobre todo los domingos, se amenizaba y bailaba al son de la gaita y el tamboril, acompañados por canciones populares de la tradición oral hurdana. Acompañados de la polienta o pitarra y algún producto de temporada para pasar mejor el trago. Cuenta la tradición que en estos “seranos” solo podían participar gentes del lugar. En nuestro serano, un grupo de gentes del lugar contará noticias, historias, mitos, leyendas de ayer y de hoy, las formas de vida cotidiana, ¿y cómo no? También nos contarán su opinión sobre la película de Buñuel.

Número de participantes

65

Solicita tu experiencia

606 416 672

Descubre lo que dicen los viajeros

#Encuentroconlocales​​

Otros sitios para comer cerca de

Caminomorisco

¿Qué ver cerca de aquí?

Caminomorisco

Algunas rutas

que pasan cerca de aquí

Dónde alojarse

cerca de Caminomorisco